¡Jamás!

Fueron abandonados hace 44 años por el gobierno español y pretendían que el pueblo español hiciera lo mismo. ¡Jamás! A pesar de la información sobre un inminente atentado el jueves 28 de noviembre de 2019, hemos vuelto a viajar como lo hemos estado haciendo con asiduidad y demostrando que no somos como ellos.

Hemos comunicado al mundo que los saharauis nos importan y mucho y que ahora más que nunca hay que estar con ellos. Viajando evidenciamos un conflicto que sigue existiendo, aunque no salga en los medios de comunicación.

Nos han agradecido emocionados que hayamos ido a pesar de lo que decía nuestro desgobierno español. No importa que no hayan viajado todos, el hecho de que muchos hayamos puesto los pies en los campamentos ha roto la barrera que con mentiras querían levantar. Cuando viajamos nos traemos pequeños retazos de su vida y los convertimos en libros, música, documentales, películas. Todo ello hace que se conozca su situación en profundidad.

Si nadie hubiera viajado hubiera sido demoledor y le hubiéramos dado la razón a un gobierno español manipulado que rinde pleitesía a la monarquía absolutista marroquí.

En la página web del Ministerio de Asuntos Exteriores llevan informando hace años que no se recomienda viajar a los campamentos de refugiados saharauis y los que lo hemos hecho sabemos que es una delicia convivir con un pueblo hospitalario, fuerte y solidario, que se desvive para que nuestra estancia sea lo más agradable posible, disimulando sus múltiples carencias materiales, que no humanas.

Este viaje quizá haya sido el más seguro ya que todos los saharauis han sido guardianes de los españoles como me decía el padre de la familia, Mohamed Nayem.

Mohamed Nayem también me dijo que el gobierno saharaui debía de grabar en letras de oro el nombre de todas las personas que hemos viajado. Yo digo que las letras de oro deben ponérselas a todos los saharauis que están en diferentes lugares del planeta. Ellos son los que deben aparecer y que su historia no se olvide.

No los abandonaremos nunca, no tenemos miedo de noticias alarmistas e interesadas. Si de algo han servido estos 44 años ha sido para que se produzca un hermanamiento entre los dos pueblos: el pueblo saharaui siempre nos cuidará y el pueblo español, agradecido, hará lo que esté en su mano para protegerlos.

 

Alina